lunes, 1 de septiembre de 2014

HUMO SOBRE WARNES

Sebastián Morfes

Algunos papeles de cigarrillos y alfajores
viajan movidos por las mansedumbre del espíritu
y, como el pesado tráfico, avanzan por calle
Muñecas. No hay que confundirse, saben que el
sinuoso camino los lleva a destino. La luz
marca el polvoriento sudario de las últimas
lluvias en la vidriera de un negocio próspero
que poco ostenta su bonanza. El 42
no es lento, demora la despedida de ese barrio
donde lo enfermo renace y vuelve a las pistas
habituales de la historia. Estamos quietos
viendo cómo Lázaro, o un Focus, o una Fiorino
o una Partner después de una vuelta de llave
se levantan y andan por el asfalto, dejan
atrás el reposo patológico donde los yuyos
y los grafiteros sienten el gusto del veneno.

La avenida milagrosa tapa con humo
los ojos de los que resisten a que la vida
se atornille y avance por calles sanadoras. Papa
Francisco, Padre Mugica, Maestro Amor,
Ceferino Namuncurá, Diego Armando propongo
para nombrar las calles que cargan a Warnes
de energía reparadora, de fe en la reconstrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario